Activista Maya gana Premio Ambiental Goldman 2020

Leydy Pech, indígena maya que ha luchado en contra de los cultivos de soya transgénica en Campeche y ha logrado que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) suspenda las siembras de Monsanto, es una de las ganadoras de este año del Premio Goldman, el equivalente al premio Nobel en medio ambiente.

Esta presea reconoce cada año a los héroes medioambientales de cada una de las seis regiones continentales habitadas del mundo, honrando los logros y el liderazgo de los activistas medioambientales comunitarios.

También te podría interesar; Conservación del jaguar, prioridad del Tren Maya

Leydy Pech, de 55 años, apicultora en un colectivo de mujeres mayas, reunió en 2012 a apicultores, ONG y ambientalistas en una coalición conocida como Sin Transgénicos (Sin OGM) con el fin de evitar la siembra de soja transgénica en el Estado de Campeche, donde 25,000 familias, especialmente dentro de las comunidades indígenas mayas, dependen de la producción de miel para su sustento.

Lo anterior, luego de que en 2012 el gobierno federal otorgara permisos a la empresa Monsanto (ahora propiedad de Bayer) para plantar soja transgénica en siete estados mexicanos, incluidos Campeche y Yucatán, sin consultar a las comunidades locales.

Tras el permiso otorgado por el gobierno mexicano se evidenció que los cultivos transgénicos contaminaban la miel local en Campeche, representando una amenaza al suministro de alimentos, el medio ambiente y los medios de vida de las comunidades mayas.

También te podría interesar; Tren Maya y Zona Libre atraerán inversiones a Quintana Roo

En Campeche, 25 mil familias, especialmente dentro de las comunidades indígenas mayas, dependen de la producción de miel para su sustento. «La apicultura también es parte integral de la cultura maya y un factor clave en la protección de los bosques de Campeche», indica el informe Goldman.

Fue hasta noviembre del 2015 cuando la Corte Suprema, en respuesta a la demanda interpuesta por la coalición, dictaminó por unanimidad que el Gobierno tiene el deber de consultar a las comunidades indígenas antes de plantar soja transgénica.

Finalmente en el 2017, la coalición Sin Transgénicos (Sin OGM) logró que el Servicio Agrícola y de Alimentos de México revocara los permisos que tenía Monsanto para cultivar soja modificada genéticamente en siete estados, incluidos los estados ya mencionados de Campeche y Yucatán.

Con información de La Jornada, El Economista, Aristegui Noticias.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más de

Para quienes reciben el recurso en efectivo, los operativos de

Más de 100 artistas de 20 países se dieron cita

Leydy Pech, indígena maya que ha luchado en contra de

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on linkedin